El falso ahorro de lo gratuito o free

¿Qué es gratuito? A todos nos gusta encontrar aplicaciones en internet que nos proporcionan grandes funcionalidades sin que nos cuesten nada.

Los que son gratuitos “de Verdad”

Hay programas que desarrollan personas que entregan su tiempo y sus conocimientos para que los utilicen quienes lo necesiten.

Estos programas se entregan “tal como son” y “funcionan tal como lo hacen”.

Su uso es responsabilidad de quienes los utilizan y no se les puede reclamar nada a sus autores.

Generalmente tienen funcionalidades limitadas y básicas, pero si nos sirven pues por qué no utilizarlos.

Los que se cobran con nuestros datos

Hay otros programas “gratuitos” que, a cambio, nos piden nuestros datos y que les permitamos publicar en nuestro nombre.

En este caso no son del todo gratuitos ya que les pagamos con nuestros datos, datos que, aunque no le demos mucha importancia, son muy valiosos para estas empresas (véase el caso de Cambridge Analytica y el escándalo de las votaciones en EEUU).


la cuestión es que o somos conejillos de indias y prueban con nosotros, o negocian con nuestros datos


Si tenemos un sitio web de un negocio esto es algo que no podemos consentir, ya nos resultará demasiado caro.

Los que no nos queda más remedio que aceptarlos, sí, o sí

Por último están los programas y aplicaciones de los “gigantes“, del tipo de Google, Bing,  Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest.

Todos tienen aplicaciones “gratuitas” que nos ofrecen un gran potencial de comunicación con nuestros clientes, y que, lo queramos o no de una u otra forma, van a recabar todos los datos que puedan sobre nosotros, ya sea porque se los cedamos directamente o porque los consigan por otros (véase el programa de colaboración de los Local Guides de Google Maps , o las imágenes que va recopilando el coche de Google donde nuestra fachada acaba apareciendo en las búsquedas y en Street View  .

Ya que tienen nuestros en una base de datos, ¿por qué no aprovecharlos para nuestra labor de marketing?

¿Por qué no hacer del defecto virtud?

La cuestión es que si de todas formas van a obtener nuestros datos, ¿por qué no ser nosotros quienes controlemos la forma de mostrarlos y por qué no utilizarlos de forma que sea rentable a nuestro negocio?.


Está claro que estamos a su merced. ¿Por qué no aprovechar en nuestro beneficio las oportunidades que nos tienen que dar?


Todos estos gigantes de la informática tienen funcionalidades gratis para que podamos controlar los datos que se muestran.

El problema es que tener control y “obligar” a que estas aplicaciones trabajen para nuestro negocio no es fácil.

Hay que parametrizar muchos aspectos y cumplir numerosas reglas, por lo es mejor que se encargue a un profesional.

Hay muchas empresas que se dedican a hacerlo, pero tenemos que decidir cuánto queremos invertir y en que etapas.

En una primera etapa podremos probar y ver de qué manera nuestra presencia profesional en internet beneficia a nuestro negocio.

Podemos iniciar un programa básico, que :

  • controle nuestra presencia en Google Maps,
  • que abra una ficha en Google My Business y
  • que abra un canal de comunicación con Google Plus.

¿Eres autodidacta?

Si eres avezado en el uso de la informática básica y quieres hacerlo tu mismo puedes ir investigando todos los pasos que hay que cumplimentar y consultar la numerosa y prolija documentación que sobre esto hay en internet y en youtube, o ahorrarte muchas horas de tu tiempo comprando nuestro curso por solo 10€.

No sabes mucho de informática o no tienes tiempo para investigar

Si crees que es mejor dejarselo a un profesional y contratar nuestro paquete IMPRESCINDIBLE por solo 275€ o mejor aún, nuestro paquete PREMIUM que además incluye tres meses de actualizaciones y mantenimiento.

Podrías pensar que sí existen opciones gratuitas, ¿por qué vamos a pagar por ello?.

Gratis no hay nada, pagamos de una u otra forma, bien con nuestros datos, con nuestros contactos, o con nuestro tiempo.

¿Crees que es mejor no invertir nada?

Cualquier inversión en nuestro negocio nos parece razonable, ya sea pintar, poner aire acondicionado, cambiar el mobiliario, etc. , pero

¿por qué somos reacios a invertir en nuestra presencia en internet?.

En internet, estar vamos a estar, la cuestión es cómo, si de una manera que nos haga tener más y mejores clientes, o formando parte de una lista interminable en la que nadie nos encontrará, o, lo que es peor, que salgamos como protagonistas de malas críticas y malas opiniones.

Es el momento de tomar las riendas

Tenemos que :

  • cuidar nuestra imagen en internet,
  • dejar de ser pasivos y dejar que publiquen lo que quieran de nosotros
  • impedir que publiquen nada sin que lo controlemos
  • comenzar a utilizar el potencial que la web nos ofrece para crecer.

Seguiremos en el próximo post. Te agradecemos tus comentarios.


¡Suscríbete a nuestra newsletter!

suscríbete